Si el planeta pudiera vestirse seguramente lo haría de manera sostenible. La contaminación, producto de las grandes fábricas, desperdicios y el no hacer reutilizables los productos que consumimos, incrementó el efecto invernadero. Luego empezó una corriente ambientalista en defensa del planeta con ideas concretas de cómo proteger el medio ambiente.

Captura de pantalla 2018-01-18 a las 15.51.06

La industria de la moda, no estuvo exenta de esto, incluso un artículo publicado por la revista Vogue, en el año 2007, destacó que esto no se trataría solo de una tendencia, sino que llegaría para quedarse.

La sostenibilidad en la moda se preocupa por el impacto medio ambiental, social y económico que tiene la fabricación y distribución de cada uno de los productos que son diseñados, además es importante resaltar que esta industria es la segunda que más contamina a nivel mundial. El propósito es controlar todo el ciclo de vida de la prenda y que todos los criterios que ello conlleva estén respaldados de manera sustentable.

1

Dentro de esos criterios, la producción tiene un papel importante puesto que las telas sintéticas, que se obtienen de los productos derivados del petróleo, y son las más utilizadas necesitan de todo un proceso industrial para obtener las fibras o los filamentos. En cambio; las fibras naturales, provienen de vegetales o animales, a los que se puede deshilar, y luego de hacerles una adecuación pueden ser implementadas como textiles.

2

Otro ejemplo importante son los recursos naturales y humanos explotados para poder hacer prendas de vestir. Muchos de los productos tóxicos encontrados en las aguas son parte de la industria textil; así como también es reconocida por retribuir a su mano obrera con salarios acordes a la cantidad de productos que realizan, el incremento de la basura es otra desventaja del ‘fast fashion’, por ejemplo, solo en Hong Kong se desechan 1400 camisas por minuto, y 3 de cada 4 prendas terminan incineradas.

Hay prestigiosas marcas que alzan la bandera verde, Stella McCartney es una de sus pioneras seguida de Bottega Veneta, DKNY, Mara Hoffman e incluso Gucci que sorprendió a todos cuando decidió dejar las pieles.

stella

La moda sostenible evita a grandes rasgos todas estas desfavorables prácticas y reivindica la dignidad de cada una de las personas que trabajan en todas las áreas, incluso el consumidor, porque le permite ser parte del cambio con su consumo.

3

Consume responsable. Sé parte del cambio que necesitas ver.

 

 

Autor: Melaoblog Fecha: 18/01/2018