En distintas partes del mundo hay gente trabajando por la sustentabilidad. En India, hay una diseñadora con más de tres décadas de experiencia llamada: Madhu Jain. Su trabajo lleva impreso el sello de su nación, ya que es una apasionada por los estampados y las texturas hindúes, pero también se ha preocupado a lo largo […]

FI-2

En distintas partes del mundo hay gente trabajando por la sustentabilidad. En India, hay una diseñadora con más de tres décadas de experiencia llamada: Madhu Jain. Su trabajo lleva impreso el sello de su nación, ya que es una apasionada por los estampados y las texturas hindúes, pero también se ha preocupado a lo largo de su carrera por la manera en que son utilizados los recursos al momento de hacer piezas de ropa.

Es llamada: “The first lady of Ikat” o, La primera dama del Ikat, traducido al español, por conservar y innovar en la utilización de este textil, que es propio del la India y del Centro de Asia. En una pasarela de Amazon India Fashion Week, presentó sus diseños con un tejido de seda de ikat de bambú, que además lleva otros filamentos conformados por khadi, algodón, chanderi y lana. Todo este trabajo duró alrededor de 14 años de investigación -casi la mitad de su trabajo como diseñadora-. Este tipo de textil consume pocos recursos naturales, y como está elaborado mayormente de bambú, que es además abundante en la India, proporciona estabilidad a los productores de la planta; además, es biodegradable, lo que le da el sello ecológico.

Madhu Jain denomina a su trabajo como “El tejido del futuro”, porque gracias a los beneficios del bambú la tela tiene propiedades anti-bacterianas, protección UV natural y por su frescura se adapta al clima de su tierra. Por otro lado, agradece profundamente que el concepto de moda sustentable esté agarrando fuerza cada vez más, sobre todo porque ella ha trabajado bajo esta premisa durante toda su carrera, y exhorta a los nuevos diseñadores a explorar y trabajar con otras opciones que les permitan no solo innovar sino dejar una huella positiva en nuestro planeta.

 

Por: Katherine Thaís
@kthaists

Autor: Melaoblog Fecha: 15/05/2018