Hoy en día casi todo está inventado, pero hay que darle un toque de originalidad a cada cosa que hacemos, para que no sea más de lo mismo.

FotoJet (6)

El mundo de la moda es muy amplio y por lo tanto puedes usar de inspiración lo que quieras, aunque existen momentos donde la creatividad te falla. Hay diseñadores que han pasado por estos momentos y recurren a copiar, falsificar o imitar alguna pieza que ya existe en el mercado.

Uno de los mercados donde se producen y venden productos falsos más grande del mundo es en Asia, y según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito este gana unos 24,4 millones de dólares anuales. En Europa el robo de propiedad intelectual les cuesta a las marcas 68.000 millones de dólares, cifras de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea. Por otra parte en Estados Unidos el 7% de ciudadanos compra intencionalmente productos falsos, según la Oficina de Propiedad Intelectual.

57510

A la izquierda una foto de los Payasos de la Tele, a la derecha un vestido Zara.

Este es un problema que enfrentan no solo compañías de moda, sino, empresas de cualquier tipo, generándoles pérdidas económicas, ya sean porque no venden mercancía o por las grandes batallas legales a las que tienen que recurrir cuando uno de sus productos es falsificado. Hoy en día los Derechos de Propiedad Industrial y Derecho de la Competencia tratan de perseguir y acusar este tipo de delitos, pero no es fácil poder resolverlos.

FotoJet (8)
A la izquierda el estampado falso, a la derecha el original.

La falsificación, la copia y la imitación de un producto no significan ni quieren decir lo mismo. Aquí te ayudaremos a diferenciarlos con ejemplos reales, para que te guíes al momento de hacer tu próxima compra.

La falsificación se trata de realizar productos con el objetivo de hacerlos parecer originales, incluso su empaque. La idea es que el cliente no lo pueda diferenciar del producto original. China es uno de los países con más robo de propiedad intelectual en el mundo.

FotoJet (6) (1)

A la izquierda una falsificación de una bandolera Chanel, a la derecha la original.

La imitación es cuando se recrea un producto similar al original, pero este no pretende serlo, es decir, no engaña al consumidor, puesto que fabrican un producto que se asemeje al original pero que no sea idéntico al mismo.

49942

A la izquierda un conjunto de Zara, a la izquierda el conjunto Versace.

La copia es la creación de un producto que tiene como inspiración otro, el original. Se sabe claramente que el artículo no es el verdadero, por su calidad y precio, ya que las dos son inferiores a las del producto original. Hay que tener cuidado al comprar este tipo de artículo en sectores como el de juguetes o cosméticos, pues pueden llegar a ser tóxicos.

26018

A la izquierda zapatos Chanel original, a la derecha zapatos Ivanka Trump.

Como consumidores estamos expuestos a este tipo de productos todos los días, pero es nuestra responsabilidad el poder diferenciar sobre el artículo original y el falso, ¿Cómo lo sabemos? Pues por el precio, la calidad del producto y el lugar en donde lo estamos comprando.

Si eres artista o diseñador, mejor no falsifiques un producto que ya existe, dale la vuelta, colócale tu personalidad y originalidad. Sé creativo y arriésgate hacer cosas nuevas, pues si te copian es porque muy probablemente algo bueno estás haciendo, ¿no?

“Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente.” – Coco Chanel.

Por: María Antonietta Silva

Autor: Melaoblog Fecha: 21/01/2019