¿Te has preguntando quién está detrás de la camiseta que llevas puesta? ¿Imaginas en qué condiciones trabajan las personas que fabrican ropa para el fast fashion?

Foto: Dresses and stripped.

Año 2018. Siglo XXI. Globalización Inteligencia artificial. Avances tecnológicos. Diversidad. A pesar del tiempo y de todas las grandes actualizaciones y adaptaciones que tiene el mundo aún hay personas que trabajan en condiciones mínimas. Explotación laboral, salarios por debajo en relación al esfuerzo y lugares deteriorados para el desarrollo de las actividades son algunas de las características que hoy, aún y cuando sea un mundo tan avanzado, algunas personas tiene que sufrir para poder llevar el pan a sus casas.

La industria textil es la segunda más contaminante a nivel mundial. El fast fashion se ha encargado de acelerar este proceso –y no nos remitimos solo a contaminar-. En Bangladesh en el año 2013 hubo el derrumbe de la fábrica textil más gran ahí ubicada dejando un saldo de 1.134 muertos aproximadamente, mujeres jóvenes, la mayoría. En marzo de 1911 pero Nueva York se registró un evento similar, cuando se incendió el Triangule Shirtwaist.
una-breve-historia

Manifestación en Nueva York Foto: Una nueva historia

Este año ha traído consigo una oleada de denuncias públicas, manifestaciones y exigencias acerca de la mujer, y la importancia de la inclusión e igualdad salarial. Potentes voces se han alzado para hacer eco sobre este tema desde sus distintas áreas. Ahora le toca al sector moda. Microfinance Opportunities tiene un proyecto que se preocupa de estudiar a 540 mujeres y sus salarios en Camboya, Bangladesh e India y así por entender y exponer a lo que son sometidas. Por otro lado, Actionaed trabaja con las mujeres más pobres del mundo y busca hacer algún tipo de cambio utilizando como herramienta la educación, defendiendo sus derechos, y exigiendo justicia, realizaron un estudio que constaba que la diferencia salarial entre hombres y mujeres de la industria textil es de 9 millones de dólares.

Fashion Revolution es un movimiento que se plantea la interrogante:

¿Quién hizo mi ropa?

Este rubro muy poco conocido, entender cómo funciona y cómo aportamos negativamente al comprar prendas hechas en malas condiciones para sus trabajadores y que además son altamente contaminantes hace que, aunque el mundo avance nosotros todavía no podamos hacerlo.

Pronto conocerás más acerca de este movimiento y que alzamos nuestras voces para que este tipo de situaciones no tengan que seguir pasando. Es por ti. Es por ella. Es por todas nosotras.

Fashion-revolution-spain-1024x480

Foto: Fashion revolution/ spain

Autor: Melaoblog Fecha: 8/04/2018