Ya vimos la ropa y también los desfiles ahora nos toca hablar de todas las semanas de moda y lo que las hizo increíbles ¿listas?

Diseño sin título

Las capitales de la moda encendieron sus luces una vez más para darnos las colecciones que veremos el año entrante en Primavera-Verano. Hubo temas recurrentes en cada ciudad que dependían del momento político, social o cultural.

#NYFW: Política, diversidad y caras nuevas

Con los acontecimientos recientes de la política estadounidense en cuanto a Brett Kavanaugh candidato a la Corte Suprema por Donald Trump y las acusaciones de abuso sexual que enfrenta. Jeremy Scott fue uno de los diseñadores en emitir una postura política respecto a Kavanaugh, no solo por el escándalo sexual sino por sus declaraciones acerca de los derechos de la comunidad LGBT y lo que eso representa en una era donde se defienden la igualdad de derechos.

Las votaciones a la alcaldía de Nueva York, y las inclinaciones de los diseñadores también se vieron en pasarela. Christian Siriano  mostró su apoyo por Cynthia Nixon recordada por participar en Sex and the City como: Miranda.

En pasarela también vimos mucha diversidad. Modelos con raíces asiáticas o negras protagonizaron los desfiles de Hugo Boss, Kate Spade y Tory Burch. Las curvas también tuvieron su momento, pues vimos modelos con tallas a las que no estamos acostumbrados -y eso nos resultó fascinante- Michael Kors fue uno de los que acompañó su nueva línea con modelos de caderas prominentes.

La Gran Manzana nos deslumbró con caras nuevas, y otras no tanto, y conceptos muy interesantes. Por ejemplo, The Blonds hicieron una oda a las villanas de Disney y hasta Paris Hilton estuvo presente haciendo el performance de Cruella de Vil.

Wes Gordon debutó como el nuevo Director Creativo de Carolina Herrera y nos dio un trabajo muy interesante, y aunque parte de lo que vimos era familiar asomó un poco de lo que veremos más apegado a su sello creativo.

Rihanna, aunque no es una cara nueva, también debutó con su linea Savage X Fenty que, por lo lejos, fue la pasarela más diversa y destacada por el show que presentó.

#LFW: Acermamiento a las nuevas generaciones

Londres es una ciudad sumamente avanzada, sofisticada y llena de elegancia. Estamos acostumbrados a ver las pasarelas más “serias” por el tipo de público que compra. Pero con dos generaciones nuevas tan distintas y con tanta fuerza y poder de compra, las comunicaciones hay dirigirlas a ellas aunque los diseños se mantengan. Y eso fue lo que sucedió.

Los trajes fueron desfilados por Victoria Bekcham y Burberry y automáticamente veías a la refinada mujer londinense en cada uno de ellos, pero esta vez con un toque muchísimo más fresco, que hasta los más informales lo volverían su objeto de deseo.

Erdem y Christopher Kane abordaron la liberación sexual en las dosis correctas. El regreso al puritanismo como mecanismo de defensa es real. Movimientos sociales como el #MeToo o #Time’sUp han sido influencias en el vestir de muchas mujeres que necesitan cubrirse completas para no sentirse acosadas o abusadas. Y este concepto estuvo reflejado en lo que presentaron las marcas de acuerdo a su ADN.

#MFW: Explosión de color y primavera a la italiana

Marni y Versace proyectaron las piezas más coloridas en Milán. El primero utilizó la ropa como lienzo y casi todo fue plasmado a mano para homenajear la artesanía. Versace fue otra de las casas en inyectar color acompañado de minifaldas y chaquetas oversize con mucha estructura.

Giorgio Armani nos dio color también pero en una paleta un tanto más acuática. Por otro lado, Dolce & Gabanna hicieron un desfile con el sello más italiano posible. Además, su concepto de temporada fue el ADN: las propias huellas dactilares de los diseñadores se proyectaron en pantallas detrás de la audiencia y se unieron al tema de la diversidad con modelos de todas las tipologías, edades y sexo.

#PFW Museos, playas, túneles futuristas y la Torre Eiffel. 

Louis Vuitton desfiló en el Louvre y su colección fue de vuelta a sus raíces. Tomó de inspiración su trabajo anterior con toques futuristas pero con toques old sin llegar a ser ciberpunk distópico.

Chanel nos dijo que podemos ir como nos de la gana a la playa, incluso si espp significa llevar tweed. Su set fue surrealista, una playa espectacularmente simulada, sus musas iban descalzas y con aires de frescura y despreocupación nos enseñaron a una  mujer parisina que con toda la actitud hace lo que le provoque.

Balenciaga nos llevó a un tunel de color para mostrarnos la neo-sastrería e Yves Saint Laurent hizo que sus modelos desbordaran sensualidad mientras caminaban por un piso mojado con una Torre Eiffel iluminada.

Si quieren ver más fotos de todo esto vayan a nuestro twitter @estilomelao
¿Cuál fue su favorita? La mía: Paris, sin duda.  À nous voir, melaitas!

Por: Katherine Thaís

Autor: Melaoblog Fecha: 6/10/2018