Los básicos son un must. No importa la época del año, el tiempo o la situación, cuando tomamos un básico y le añadimos nuestro propio estilo podemos llegar a lograr muy buenos looks.

800x1039xhm-key-pieces3.jpg.pagespeed.ic_.ndfcabSOQz-670x353

El básico por excelencia es la camisa blanca; signo y símbolo, atemporal, versátil, tanto que puede combinarse desde una falda hasta unos mom jeans, con blazer o cazadora, con shorts o con joggers, con botines o zapatos de tacón. No importa cómo la uses, esta prenda siempre será un acierto al momento de combinarnos.

La camisa blanca

puede además ser intervenida de cualquier manera, hay quienes las prefieren simples, otros con algún logo, y en otros casos con mensajes contundentes, pues, aunque parezca una prenda sencilla tiene proyección e impacto según el mensaje que lleve, y también quién la lleve. Además de un color que genera sensación de serenidad, despreocupación y frescura aporta aún más ese toque de fuerza la calidad en que esté elaborada, pues es completamente visible y hace la diferencia una t-shirt que esté elaborada en algodón orgánico a cualquier otro material que se degrade fácilmente con el tiempo.

Las personas compran por la satisfacción que les genera adquirir un producto de nuevo y toda la experiencia de compra previa hasta llegar a este, algunas grandes marcas entienden cómo un producto que es realmente sencillo en todos sus sentidos puede convertirse también en uno tan interesante. Desde Alexander Wang pasando por Carolina Herrera han utilizado esta pieza y la han confeccionado e interpretado según sus propios estilos, pero con la misma premisa: el básico eterno y por excelencia.

Por: Katherine Thaís
@kthaists

Autor: Melaoblog Fecha: 15/05/2018